¿Je suis París?

¿Je suis París? … !venga hombre!

¿De verdad tú eres París? te has puesto la foto con la bandera Francesa en facebook, tuiteas con el hashtag #JeSuisParís y ¿quieres que te crea por eso?

Tú qué vas a ser París, París es la ciudad donde la gente abandono un estadio de fútbol caminando hacia sus casas cantando a pulmón la Marsellesa, su himno nacional, el qué aquí pitamos en un estadio de fútbol. París es esa ciudad donde los medios informativos hablan de guerra sin tapujos, donde el presidente de la república prometió sin titubeos ante todos sus compatriotas una respuesta sin piedad a los ataques. París es la capital de un país que no sucumbe al miedo y que antepone su libertad y sus valores a las presiones del terror y la barbarie.

Tú qué vas a ser París, tu que hace once años ante una situación similar, en un día de dolor y sufrimiento por los atentados del 11M, te dejaste amedrantar y echaste la culpa al gobierno de tú país, que saliste a la calles y plazas de las ciudades a gritar consignas contra el presidente del gobierno.

Tú qué vas a ser París, ciudad donde el parlamento en pleno, puesto en pie volvió a cantar su himno tras la declaración de su primer ministro (nacido en Barcelona), como muestra de apoyo y unidad. Tú, qué aplaudías las promesas del partido en la oposición de retirar las tropas de Irak mientras señalaba al gobierno como el culpable de la tragedia, tú que vas a ser París.

Tú qué vas a ser París, si cuestionas nuestra sociedad y opinas que si nos vienen a atacar es porque algo habremos hecho, tú qué vas a ser París si eres de los que piensa que es suficiente con no odiar para defenderte del terror. #JeSuisParís, me emociono y tengo envidia sana,  al ver como de manera espontanea la gente en París entona su himno nacional al concentrarse en las calles, sin alzar la voz para cuestionar la declaración de guerra de su presidente.

Mirador de la torre Eiffel, mayo del 2000

 

Este post viene inspirado por un mensaje que compartió una amiga y periodista a través de las redes sociales, gracias Menchu.

Firma Jorge Álvarez

Anuncios

Mamá, quiero ser … Independentista

Suelo dormir tan plácidamente que rara vez me despierto recordando lo que he soñado, pero esta mañana fue diferente, al despertar recordé con toda lucidez cada segundo de lo que por mi mente paso mientras mi cuerpo descansaba.

Mientras preparaba mi café no pude evitar llamar a mi madre para contárselo.

-“Mamá, quiero ser independentista!”

¿Hijo, estas bien? – contesto mi madre con voz de asombro y preocupación.

Siéntate mamá que te voy a explicar.

Y así fue como le expliqué a mi madre esta revelación que durante el sueño he tenido.

Mamá, quiero ser independentista:

Tras escuchar atentamente la declaración que se ha aprobado en el Parlament de Cataluña y que nos viene ha decir algo así como que desde ahora, estos señores que nos gobiernan, no tendrán que dar cuenta ante la justicia, elegirán que leyes quieren cumplir y cuales no, que obligaciones les vienen bien y cuales no les da la gana de cumplir. Mientras el resto de ciudadanos que creemos en la democracia tenemos que cumplirlas todas, pagar todos y cada uno de los impuestos, aportar nuestro correspondiente IRPF, IVA, IBI, … No descuidarnos de pagar nuestra cuota de la comunidad de vecinos, pagar por aparcar en las calles de nuestras ciudades y respetar los limites de velocidad o apechugar con la correspondiente multa económica si no lo haces.

Queda mucho por limpiar en Cataluña, la independencia no es el camino

Aun no contando con el respaldo de la mayoría de catalanes, estos señores deciden que tienen el derecho a decidir en nombre de todos los que vivimos en Cataluña, desafiando el voto democrático del pasado 27 de septiembre, dicen y aprueban, que las leyes y tribunales españoles no tienen competencias en Cataluña.

De ahí mi sueño de esta noche, mamá quiero ser independentista, no es que vaya a apoyar esta declaración, es que vamos a hacer una en casa, nos reunimos, votamos y decidimos qué, reunidos todos los miembros de la unidad familiar declaramos que nosotros como familia no reconocemos como competentes aquellas leyes que según nos venga en gana ese día no vamos a cumplir.

Como primera medida y desde el próximo mes, fecha en la que caduca mi permiso de conducir, no me apetece pagar un euro siquiera para renovarlo, voy a conducir con un papel firmado por mi madre que diga: “Yo, la sra Carmen doy permiso a mi hijo para que conduzca“, como cuando teníamos que ir de excursión en el colegio y nos hacían llevar la autorización firmada por nuestros padres. Y de todos es sabido, mas autoridad que la de una madre hay pocas.

PD: Lo único que me tiene algo desorientado respecto a esta declaración desde el Parlament de la Generalitat, es que no he escuchado aún que los diputados en el congreso español de estos partidos que apoyan la declaración, hayan presentado la renuncia a su acta de diputados … será que “la pela es la pela” y da igual si viene de Madrid, será que este es Un país de cuento.

Firma Jorge Álvarez